Entorno peatonal!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un espacio cerrado, opaco, se abre cuando se consigue la permeabilidad de sus límites y la comprensión del conjunto.

La propuesta se compone de un diseño con una lógica clara y atractiva, que va más allá del mero espacio calificado como plaza

La creación de diferentes elementos, que invitan a recorrer el lugar, aporta coherencia y familiariza al ciudadano con el entorno, haciéndolo suyo; se genera un espacio pulsante, capaz de atraer a los usuarios, que es el principal agente transformador y motivador de la existencia de esta plaza.

A partir de un elemento central ligeramente elevado, se originan las formas que configuran la plaza. A través de estas formas se orientan las estancias hacia el elemento focalizador central, el cual pretendemos que llegue a ser un hito de atracción, un escenario para fechas señaladas (Día de la Constitución) o una pieza atractiva de uso diario.

Los parterres se recortan mediante piezas de hormigón que originan las estancias de descanso. Consideramos estos parterres como estructuras contenedoras de la vegetación, en las que el diseño ayuda a mejorar su integridad, aumenta el cubicaje de sustrato sin profundizar en el terreno y ofrece una visual del “verde” más extensa.

Se propone un espacio más abierto, iluminado, amable, transitable y funcional. Un lugar que transmita ese carácter al entorno que lo rodea y lo haga más habitable.

Se trata de un espacio asentado sobre una base para el peatón que se extienda más allá de la plaza, haciendo de los lugares “olvidados” por el orden, una unidad de mayor calidad.

Se proponen lenguas de pavimento vertido a un mismo nivel que mejoran el tránsito del peatón y pacifican el tráfico rodado. Una pavimentación cuya presencia será embrionaria y conectora de nuevos espacios sugerentes, además de servir como premisa unificadora de los espacios verdes públicos vecinos.  De este modo se originarán tanto sencillas estancias arboladas, como paseos en los que un simple respiradero de parking pueda transformarse en un hito escultórico, mediante una leve intervención.

Se amplía la zona de juegos para niños y el pipican y se restaura la petanca. La vegetación arbórea, ahora toda ella caduca, mejora la iluminación del parque en épocas frías y da sombra en verano. Además permite el desarrollo de especies arbustivas mediterráneas en estratos inferiores.

Se propone el uso de la cancha deportiva del IVJ los días los fines de semanas, transformándola en un espacio semi-público. Se rehabilita parte del muro para posibilitar el acceso desde la plaza a la cancha y al resto del muro se le da un aspecto y uso artístico.

Colaboradores:  Salvatore Barbaro, Bruna Campos

Anuncios