La alcachofa (Cynara cardunculus var. scolymus)

f1a2r34

La planta.

Originalmente procedente del Mediterráneo occidental. Introducida y cultivada en numerosos países templados en todo el mundo. Es una planta herbácea perenne, de entre 0,5 y 2 metros de altura. Las hojas tienen color verde claro en el haz y en el envés están cubiertas por unas fibrillas blanquecinas que le dan un aspecto pálido. Echa un rosetón de hojas enteras hasta profundamente segmentadas. Flores (invierno) terminales muy gruesas de vivo color azul. Tiene un rizoma con raíces gruesas y profundas. Rebrota de cepa todos los años si supera las heladas. Prefiere suelos profundos, arenosos, fértiles y bien drenados. La época de plantación es en pleno verano, julio-agosto en España.

Cultivada en huertas y ráramente subespontánea.

Usos populares

 La alcachofera ha venido consumiéndose desde hace siglos, aprovechándose principalmente la flor. Sin embargo, la parte más interesante en fitoterapia son las hojas, utilizadas para curar las enfermedades del hígado, de la vesícula biliar, arteriosclerosis y reumatismos, además, reduce el colesterol.

Composición: Agua 88%, Hidratos de carbono 7, 5% (fibra 3, 5%), Proteínas 2, 3%, Lípidos 0, 1%, Potasio 570 mg/100 g, Sodio 35 mg/100 g, Fósforo 80 mg/100 g, Calcio 45 mg/100 g, Vitamina C 9 mg/100 g, Vitamina A 17 microgramos/100 g, Vitamina B1 0, 1 mg/100 g

 Landscaping

Esta herbácea se ha cultivado tradicionalmente campos de cultivo o huertos para su consumo. Recientemente, debido a su potencial florístico, se la encuentra como acompañamiento de otras plantas de jardín en arriates, parterres, incluso en alineaciones formando borduras.

La coloración verde plateada de sus largas hojas y su floración en grandes capítulos florales azulados hacen que esta planta destaque en el conjunto de la plantación.

Es interesante su uso en lugares donde se desee enfatizar el carácter hortense vernacular.

Anuncios